INTERVENCIÓN EDUCATIVA EN ALUMNADO CON TRANSTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA

Contenido disponible en: Catalán

logo libro

 

Nº 47 (2a.època)  septiembre 2017
URLwww.ambitsaaf.cat
ISSN: 2339-7454
Copyright ©
Miscelánea

Teresa Castilla Castilla, Eulàlia Bassedas Ballús (coords.)
ÀÁF Àmbits. Barcelona.

 

El libro recoge un conjunto de artículos publicados en Ámbitos de Psicopedagogía y Educación entre los años 2004-13,en torno a la problemática del espectro autista, de profesionales de diversas especialidades, desde la psicopedagogía a la psicología clínica, agrupados en tres partes: en la primera se trata la comprensión e identificación de las necesidades educativas del alumnado con esta problemática; en la segunda se ocupa de la atención psicopedagógica e inclusión de este alumnado, y, finalmente, en la tercera se aborda la cooperación entre escuelas y servicios.

Los Trastornos del Espectro Autista (en adelante TEA), comprenden un conjunto de situaciones que pueden diferir en grado, pero que en general se caracterizan por afectar el desarrollo de la intersubjetividad, la emotividad, la comunicación y los procesos de pensamiento. Los últimos estudios médicos y psicológicos confirman una confluencia de factores etiológicos del TEA, que van desde una predisposición de cariz biológico que a su vez produce un déficit funcional cerebral, pero también con una importante influencia del entorno en su etiología. Este último elemento es fundamental, pues justifica y legitima la posibilidad de la intervención psicoeducativa, con posibilidad de éxito, en el tratamiento y mejora de los alumnos con esta problemática.

Los artículos del libro recogen diversas maneras de comprender el trastorno y algunas prácticas educativas en diferentes contextos. Se comparte en todos los artículos la idea de que para poder dar respuesta al alumnado con afectación del espectro autista es necesario un abordaje desde el ámbito clínico y desde el educativo de forma conjunta. La intervención psicoeducativa o educativa-terapéutica es imprescindible.

A nuestro entender el gran interés de este libro es su carácter multidisciplinar, su pluralidad de enfoques desde distintas especialidades (psicopedagogía, psicología clínica, neuropsicología, educación especial), dando un papel y una voz destacada a los maestros y profesionales que trabajan a pie de aula, y con la aportación de pautas concretas de trabajo que surgen de la experiencia, alejadas de planteamientos excesivamente teoréticos.

Sin afirmarlo de forma explícita, pero llevándolo a la práctica implícita, el libro hace suya la idea hermenéutica de que teoría, práctica e investigación deben forman un triángulo de interacción mutua, pero sin considerar ninguna jerarquía entre los tres vértices del triángulo, que se encuentran así en el mismo plano de significación. Dicho de otra manera, las aportaciones teoréticas de la psicopedagogía, o las indicaciones etiológicas de la psicología clínica no solamente se sitúan en el mismo nivel de significación que las experiencias concretas de los maestros y profesores que trabajan con estos alumnos, sino que pueden ser modificadas y revisadas en función de estas experiencias.

En la primera parte del libro encontramos reflexiones sobre la intervención psicoeducativa del alumnado TEA, sobre entornos educativos favorables, la necesidad de detección e intervención temprana y las ventajas de potenciar el trabajo en red con los servicios externos.

Se incluye un artículo sobre la intervención escolar en alumnos con Síndrome de Asperger (SA). Como bien saben los lectores el SA descrito en 1944 por el pediatra vienés Hans Asperger, y que conlleva dificultades en la comunicación gestual, expresión verbal peculiar, pobre adaptación social, intelectualización del afecto, torpeza motriz y otros problemas, sería un caso particular (una especie concreta dentro de un género) del TEA. Interesantes y prácticas las aportaciones sobre la detección de los signos de alerta en la escuela y las pautas de actuación.

Imprescindible la pauta de valoración psicopedagógica para los equipos de Asesoramiento Psicopedagógicos (EAP) en la valoración del alumnado en el inicio del segundo ciclo de la educación Infantil. La idea que subyace es que diferentes niveles de desarrollo y trastorno suponen necesidades educativas concretas a las que el entorno educativo debe dar respuesta para minimizar las barreras para el aprendizaje y la participación.

La segunda parte del libro centrada en aspectos pedagógicos que deben ser considerados en la escuela, en el aula, en las actividades, en relación al docente y respecto al alumnado TEA. La psicomotricidad se muestra como una actividad educativa fundamental en el proceso de inclusión del alumnado TEA y el beneficio producido en las capacidades relacionales, comunicativas y simbólicas.

Se recogen también experiencias referenciadas en centros concretos y en este sentido destacamos el artículo sobre metodología TEACCH desarrollado en Centro de Educación Especial Can Rigol. El TEACCH o “enseñanza estructurada” tiene cuatro ejes fundamentales: estructura física del aula, horarios y agendas visuales, sistemas de trabajo y estructura e información visual. Destacamos también el dedicado al proyecto Acàcies, desarrollado en el Centro de Educación Especial Font de l’Abella. En este proyecto, cuyo objetivo es ofrecer una atención educativa y terapéutica integrada se combinan los conocimientos procedentes de la psicología clínica y la teoría psicopedagógica con la praxis real en el aula, dando la palabra a los maestros de educación especial, que dejan de ser los “aplicadores” de la “buena teoría” elaborada por los “expertos” alejados del día a día de las aulas, para convertirse en agentes activos, capaces de integrar sus experiencias en la elaboración de presupuestos teóricos que pueden ser después trasladados a otros contextos.

Esta metodología multidisciplinar, que rechaza el paradigma lineal de “teoría dominante” y “práctica subordinada” y apuesta por el triángulo hermenéutico teoría-práctica-investigación marca un camino susceptible a ser aplicado a otros problemas relativos a la enseñanza-aprendizaje y al tratamiento de alumnos con problemáticas concretas.

En esta misma línea es también muy interesante el artículo dedicado a las experiencias de la Unidad de Apoyo a la Educación Especial (USEE) de la escuela Bisbat d’Egara, donde los alumnos con problemática TEA escolarizados en educación infantil distribuyen su tiempo de escolarización entre el aula ordinaria y la USEE. Se describe el trabajo en las tres áreas de desarrollo donde estos alumnos presentan más dificultades: la de socialización, la de lenguaje y comunicación y la de conducta (intereses repetitivos).

El libro finaliza con dos experiencias concretas de trabajo en red. Uno sobre la intervención psicopedagógica y terapéutica con niños TEA en Terrassa. Especialmente interesante para los asesores de los EAP. Se muestra el modelo de colaboración y coordinación entre el ámbito educativo y el de salud mental. El otro es un modelo de asesoramiento del CEE Joan XXIII de Olot a centros ordinarios sobre diferentes metodologías en el tratamiento del alumnado TEA.

En definitiva, un libro muy interesante, innovador, e imprescindible para todo profesional de la educación, tanto docentes de la escuela ordinaria como de los centros de educación especial, así como para los asesores psicopedagógicos de los EAP.

Lectura también recomendada para los profesionales de la administración educativa que articulan los modelos educativos y los recursos (organizativos, personales y materiales) de atención al alumnado con necesidades educativas especiales.

 

Mª José Cesena Santiago
Psicopedagoga
Técnica del Área de Orientación y Educación Inclusiva del Consorci d’Educació de Barcelona